Noticias

24/09/16

Buceando en la belleza musical de los temas menos difundidos de U2

U2
U2

U2 cumple 40 años

La producción de fabulosa música ha sido la marca más distintiva de la carrera de U2. Ni Bono, ni The Edge, ni Adam Clayton, ni Larry Mullen Jr se han visto envueltos en escándalos mediáticos ni jamás necesitaron de uno para trascender. Eso lo han logrado con letras, algunos acordes y maravillosas melodías.

Por supuesto, los seguidores de la banda - como ocurre con los fans de toda agrupación - suelen tener en su corazón preferencias que el resto de los mortales pasa por alto. Si bien no desprecian los hits de U2 y hasta los festejan, son las canciones menos conocidas - jamás difundidas, a veces - las que los llevan a amar con locura a la banda.

Cada disco de los irlandeses contiene joyitas dignas de destacar y, más aún, de disfrutar. Basta el ejemplo de la época en que el post-punk dejaba algunos rastros en la música del grupo como se puede notar en "Out Of Control". Dos años más tarde, "Tomorrow" y "October", dos piezas de gran carga emocional, sobresalían en el segundo álbum de la banda, al igual que verdaderas gemas como "Seconds", "Like A Song" o "Drowning Man", los tres de la placa "War", un trabajo teñido por el conflicto religioso entre católicos y protestantes en su país natal.  Poco tiempo después,  "Party Girl" un tema lanzado como single e incluído en su versión en vivo en "Under a Blood Red Sky" sería un mimado de los fans.

La época de "The Unforgettable Fire" inaugura un período de mayor sofisticación (que alcanzaría su pico con "Achtung Baby" varios años más tarde). "A Sort Of Homecoming" sonó en las radios durante 1984-85 pero no llegó a ser un hit del tamaño de otros cortes de difusión como "Pride", aunque sí estaba a su altura y hasta se podría discutir si lo superaba. Tres años más tarde, "The Joshua Tree" sería el disco que popularizaría a U2 en Estados Unidos y tal hecho les valdría el reconocimiento planetario (si bien en Europa o en Argentina, por ejemplo, ya eran una banda estrella). Ese trabajo estuvo regado de temas exitosos aunque también es interesante zambullirse y apreciar la angustiante belleza de "Running To Stand Still" o el característico susurro de Bono que crece y se torna grito en "Red Hill Mining Hill". La gira en apoyo al disco dio por resultado el segundo disco en vivo de U2: "Rattle & Hum". El álbum doble incluía "Love Rescue Me", una memorable composición compartida con Bob Dylan, y "Van Diemen´s Land", cuya letra y vocalización están a cargo de The Edge.

Sin dudas, "Achtung Baby" es la obra maestra de U2. A pesar de que su trayectoria de 40 años está plagada de éxitos descomunales, este álbum cosechó doce canciones simplemente perfectas. Más de la mitad de ellas fueron hits o, al menos, medianamente difundidas. Sin embargo, temas no designados singles como "So Cruel" o "Tryin´ To Throw Your Arms Around The World" fueron favoritos de los adolescentes y veinteañeros de 1991. La experimentación con el sonido, la voz de Bono más en forma que nunca, sus falsettos, y el irresistible bajo de Clayton hicieron de "Ultraviolet (Light My Way)" la perla de un disco que, a pesar de no haber rendido comercialmente de la misma manera que su antecesor de estudio, sí puede considerarse el mejor de U2. Poco después, y como una consecuencia natural de esta placa, llegaría "Zooropa". De allí, sobresale el tema que da título al álbum así como la suave "Babyface". El período de experimentación sonora a través de la tecnología que había empezado seis años antes cerró su círculo con la edición de "Pop" en 1997. Si bien U2 nunca dejó de lado los adelantos más modernos disponibles en cada etapa, el álbum parece completar una serie de tres trabajos emparentados (como "Boy" + "October" + "War" o como "The Unforgettable Fire" + "The Joshua Tree" + "Rattle and Hum"). Las canciones del álbum, a pesar de las críticas de muchos y hasta de la propia banda, son realmente valiosas. Desde ya, "Gone" - dedicada en los shows en vivo a Michael Hutchence - se convierte en la piedra preciosa de los 60 minutos del disco, aunque "Do You Feel Loved" es un tema de bajo perfil muy recomendable también, al igual que "Wake Up Dead Man", track este en que las referencias religiosas, como en cada trabajo de la banda, emergen de manera inevitable.

Con la publicación de "All That You Can´t Leave Behind" en 2000, la banda volvió al centro de la escena y la venta de discos se duplicó respecto de su anterior trabajo. Aunque no sólo números duros son el testimonio de aquella buena época para U2 sino algunas melodías escondidas en aquel álbum como "In A Little While", canción que se supo, años más tarde, fue la última que escuchó Joey Ramone en su lecho de muerte. También, se destacaban la rítmica "Wild Honey" y la agridulce "Kite". Como una evolución natural, cuatro años después llegó "How To Dismantle An Atomic Bomb" y de allí se desprendía la esperanzadora "Miracle Drug", un homenaje al poeta irlandés Christopher Nolan así como la locomotora "All Because Of You", un track donde la guitarra es protagonista. La romántica "A Man And A Woman" contrasta con la gran "Crumbs From Your Table", tema que se alza con una declaración social: Donde vivís no debería decidir si vivís o morís. ¿Adiviná si la religión vuelve a asomarse? Acertaste. "Yahweh" cierra la placa, entre sonidos épicos y muy disintivos del grupo.

Los discos más recientes de U2, "No Line On The Horizon" y "Songs Of Innocence" no produjeron verdaderos hits. Sin embargo, sí tuvieron entre sus temas algunas hermosas composiciones, especialmente si nos referimos al último trabajo hasta la fecha. En el primer caso, la canción que da título al álbum así como "Magnificent" (en la clásica veta U2) y "I´ll Go Crazy If I Don´t Go Crazy Tonight" deben ser mencionadas. Y si hablamos de su más reciente placa - muy injustamente desdeñada por el método de lanzamiento gratuito a través de Apple pero de interesante resultado artístico - nos topamos con varias melodías fantásticas. Probablemente, "Cedarwood Road", ese canto a la niñez y adolescencia en Dublín, y "Every Breaking Wave" en su versión acústica, con una soberbia vocalización de Bono que nos deja temblando (¿le pelea a "One", dos décadas más tarde?) sean las más atractivas, mientras que la sensual "The Crystal Ballroom" invita a bailar y confirmamos – una vez más -  que U2 hace todo bien.

Comprobalo escuchando estas canciones sin igual.

No te pierdas otras notas sobre los 40 años de U2:

Hace 40 años nacía U2

Una carrera plagada de hits llevó a U2 al estrellato

Adorable puente se ha creado entre los dos: U2 y su público en Argentina

U2 adolescente: las primeras presentaciones de la banda en TV

U2, el grupo que resiste con entereza las críticas y siempre mira al futuro

U2 según Noel Gallagher, Brandon Flowers, Chris Martin y Matt Bellamy

TAGS

COMENTARIOS