Noticias

13/01/16

Lorde, Marilyn Manson, Nile Rodgers, Carlos Alomar y más sobre la influencia de David Bowie

David Bowie
David Bowie

La conmoción por la muerte de David Bowie produjo una ola imparable de mensajes de cariño y veneración

A casi 48 horas del anuncio de la muerte de David Bowie, los homenajes de sus colegas no cesan. Quienes trabajaron con él, quienes se convirtieron en sus amigos o quienes simplemente lo admiraron como a ningún otro, todos tienen algo para decir sobre el músico. Son tributos que esconden la búsqueda de consuelo. Una forma de terapia para pasar este triste momento.

Carlos Alomar, guitarrista de Bowie durante gran parte de su carrera, escribió un extenso texto para Rolling Stone en el que cuenta cómo conoció al legendario músico, expresa cuán innovador y vanguardista era y habla del respeto y admiración mutua que existía entre ellos. "Era muy fácil conectar con David. Él y yo compartíamos una característica humana gigante: somos increíblemente curiosos. Yo quería saber todo sobre sus Arañas de Marte (Spiders from Mars); él quería saber todo acerca de cómo era trabajar con James Brown. Yo quería saber todo acerca de ese pelo naranja y toda la cosa glam; él quería saber sobre el Chitlin Circuit. Él escuchaba jazz; yo tocaba jazz. Fue el encuentro de dos mentes", describe el guitarrista. Y cuenta cuál fue la clave para lograr una buena relación a lo largo de tantos años: "Nuestra amistad duró todos esos años hasta el final porque lo que él quería, yo se lo daba. No es común poder siempre encontrar algo nuevo en una persona o en un lugar. Así que, de la misma manera que sus bandas encontraban eso en él, creo que él encontraba eso en mí. Podíamos adaptarnos. Además, yo sabía que había sólo un jefe sobre el escenario: David Bowie. Y si entendías eso, si honrabas eso, creo que cualquiera podía llevarse bien con David Bowie".

En un comunicado también publicado en Rolling Stone, Debbie Harry describe al Duque Blanco como "un artista, músico, actor visionario, un verdadero hombre del Renacimiento". La cantante también recuerda y agradece la oportunidad que el músico le dio a su banda Blondie al comienzo de su carrera. "No puedo decir lo suficiente para mostrar cuánto quiero a David Bowie", escribe. Y agrega:  "Cuando salió el álbum Low e Iggy Pop estaba por salir de gira, David tocaba el teclado en la banda de Iggy. Le pidieron a Blondie que fuera su telonero y, como se dice habitualmente, el resto es historia. Sin este visionario y su amigo Iggy Pop, ¿dónde estaría hoy Blondie? Es una pregunta tonta que no se puede contestar pero no tengo dudas de que Bowie jugó un papel importante en nuestros futuros éxitos”.

Nile Rodgers, productor del exitoso álbum "Let´s Dance" del legendario músico, también rememoró los primeros encuentros y trabajos juntos. Rodgers recuerda la primera charla que tuvo con Bowie en una discoteca y con qué rapidez empezaron a trabajar juntos. "A la semana de esa conversación, llamó a mi casa y arrancamos con Let’s Dance... Un día David me dijo: Nile, así es cómo quiero que suene el álbum y me mostró una foto de Little Richard con un traje rojo entrando a un Cadillac convertible rojo. ¿Cómo se traduce eso? Pero, en realidad, yo sabía exactamente lo que quería decir y fue en ese momento que me di cuenta de que David Bowie era el Picasso del rock’n’roll. Lo ponía incómodo que lo llamara así pero yo lo hacía igual. Porque me daba cuenta de que él veía al mundo de manera abstracta, además de la manera en que todos lo vemos”, relata. Para finalizar, el productor no ahorra elogios para su amigo: "Era increíblemente artístico, siempre inspirando a la gente a su alrededor a hacer algo interesante. Su manera de pensar era: No hagas lo lógico. Hacé lo ilógico y fijate si funciona. Así que, él hacia eso. ¿Y saben qué? La mayor parte del tiempo, funcionaba”.

También Alice Cooper, músico contemporáneo a Bowie y, al igual que él, experto en la teatralidad arriba del escenario, se lamentó por su fallecimiento. "La pérdida de David Bowie va a ser difícil de digerir para todos. Deja una rica historia de experimentación e invención musical y cultural que difícilmente vuelva a verse, si es que eso alguna vez sucede”, declaró el músico. Y culminó: "Era único. El hombre que cayó a la Tierra regresó al planeta del que vino”.

Otro músico que recibió la gran influencia de David Bowie es Marilyn Manson. Si bien el cantante conocía gran parte de su material como "Ziggy Stardust", "Aladdin Sane" y "Hunky Dory", fue recién en 1997 cuando escuchó "Diamond Dogs"durante un paseo en auto en Los Ángeles que su percepción de Bowie cambió. "Toda mi nostalgia instantáneamente se convirtió en admiración. Lo estaba escuchando cantar sobre la ficción como una máscara para mostrar su alma desnuda. Esto cambió mi vida para siempre. Cada canción suya era para mí una manera de comunicarse con otros. Era un sedante. Una carta de amor que yo nunca hubiera podido escribir", cuenta. Y termina: "Nunca olvidemos lo que nos dio".

Entre los artistas más jóvenes, hay dos mujeres que se sintieron especialmente tocadas por la música de Bowie. Una de ellas es Lady Gaga quien habló sobre el mítico músico en una entrevista con The Hollywood Reporter. La cantante, que confiesa haberse enamorado del músico, dice: "Siempre sentí que su glamour era algo que usaba para expresar un mensaje que era muy sanador para el alma de la gente. Es un verdadero artista". Por otro lado, la neocelandesa Lorde recordó, a través de su cuenta de Facebook su primer encuentro con Bowie. Así lo relata la cantante: "La noche que lo conocí, toqué  en una gala a beneficio organizada por Vogue, con un montón de flores frescas, en honor a Tilda (Swinton). Todavía no había cumplido diecisiete años, los Estados Unidos eran muy nuevos para mí y me sentía claramente incómoda y desconfiada ante todo lo que estaba pasando en mi vida y que me llevaba a salones llenos de champagne y voces monótonas. Canté mis tres canciones, tambaleándome en mis botas de plataforma. Después, Anna me agarró de la mano y me dijo: David quiere conocerte y me llevó entre la gente y las mesas con velas y copas y conversaciones cada vez más ruidosas, y ahí estaba él. Nunca conocí a un ídolo mío y lo disfruté. Es horrible, hay demasiada presión, uno no puede disfrutarlo. David era diferente. Nunca me voy a olvidar de cómo nuestras manos se acariciaban mientras hablábamos ni de la luz de sus ojos. Esa noche algo cambió en mí - sentí crecer una calma y una seguridad. Creo que en esos breves momentos, me anunció mi nueva vida, un viejo ángel del rock’n’roll en un perfecto traje gris. Me di cuenta de que todo lo que había hecho o que haría desde ese momento, lo haría pensando que tal vez él me estaba mirando. Me di cuenta de que estaba orgullosa de mi llamativa rareza porque él había estado orgulloso de la suya". Las palabras finales de Lorde resumen las del mundo entero: "Gracias, David Bowie".

COMENTARIOS