Noticias

13/03/17

Mario Pergolini y Bobby Flores opinaron sobre lo sucedido en el concierto del Indio Solari en Olavarría

Mario Pergolini / Bobby Flores
Mario Pergolini / Bobby Flores

Cada uno desde su micrófono, y con distintos matices, criticó al músico por la organización del evento

Luego de la noticia de la muerte de dos personas en el show del Indio Solari en Olavarría el sábado 11 de marzo, numerosos testimonios y opiniones se han difundido. Entre quienes expresaron su parecer acerca de lo ocurrido tras el colpaso organizativo debido a la multitud - que, aparentemente, podría no haber sido la causa del fallecimiento de las dos víctimas conocidas hasta el momento - se encuentran Mario Pergolini y Bobby Flores. En un mundo ya sin referentes prácticamente, ambos conductores han crecido en el rock y han asistido a innumerables conciertos, han sido espectadores y han conocido la cocina de cientos de recitales, y por eso su voz es escuchada con otra atención que la de advenedizos varios.

A través de su programa "Maldición Va A Ser Un Día Hermoso" que se emite por Vorterix, Mario tomó el micrófono pasadas las 7 de la mañana para intentar poner en orden sus pensamientos y dejar algunas definiciones de una situación que no es del todo nueva antes, durante y después de los shows del Indio Solari: "La vez pasada también, en Tandil, a la salida y durante todo el día fue muy difícil que desconcentrara tanta cantidad de gente cansada, intoxicada... y también me acuerdo de que se tuvieron que ir en camiones, con el gran alivio de que nadie había fallecido. Tendrían que haber aprendido, realmente, me parece, de todas estas grandes movilizaciones, la producción que es la única que está manejando ese tipo de eventos en Mendoza, Gualeguay, Tandil. Ya creo que tendrían que entender que van miles de personas. Tendrían que entender desde un comienzo que el decir, bueno, van a entrar todos, no se hagan problema, en el predio entra todo el mundo, vengan que igual entran ... A lo mejor puede ser para Knebworth, cuando lo vemos en los festivales británicos, será para Donington, será para Coachella, no es para nosotros. Lo siento. No es para nosotros. Listo. Lo tenemos que aprender. No es para nosotros", recalcó. Y prosiguió con especificaciones que podría dar un hombre de la calle pero también otras con conocimiento de tantos años de cobertura y participación activa en este tipo de eventos: "Ya creo que podrían prever un poco esto de cómo son las entradas y las salidas y en qué lugares. Primero porque es el único gran evento que tenemos, en un solo momento con tanta gente. Tenemos que aprender que las desconcentraciones tienen que ser mucho más amplias, que el sistema de transporte público y privado para las rutas no da. No da. Entonces no lo podemos hacer ya tan grande. Y no podemos decir bueno el predio es grande, aguanta. Bueno, aguanta hasta donde aguanta, ya no aguanta mucho más. Creo que hemos aprendido, también, con el tiempo, en grandes lugares, que hay que poner vallas intermedias para que no se haga la marea. Lo habíamos visto por primera vez, creo, con AC/DC en el Estadio de River. Funciona. ¿Es molesto? Sí, es molesto. A veces hay que hacer cosas molestas", indicó.

De todas maneras, el conductor se lamentó de la repetición de ciertas imprudencias que podrían haber costado la vida de muchos: "Esto no es Cramoñón. No tiene ni cerca que ver con Cromañón. Pero no aprendimos un montón de cosas. No podemos llevar a pibitos tan chiquitos... aunque digamos que esto es una familia, lo vemos y hemos hecho documentales, pero ves el documental y también ves que hay otras cosas heavy para los chicos. Tenemos un problema grave con el alcohol. Vamos a tener que verlo. Realmente tenemos un problema grave con el consumo de alcohol. Tenemos un problema muy grave con el consumo de alcohol. Cada vez es más grave cómo se está bebiendo, en qué cantidades, en qué forma y cómo damos por lógico que esto es así. Ahí necesitamos que se intervenga de otra forma, en los controles, en los previos. Poder decirle a alguien mirá, no entrás así, no podés estar así. Damos por entendido que el autocontrol entre las masas funciona. No funciona mucho el autocontrol entre las masas. Y menos cuanto más se van bajando las edades o cuando todos creemos que somos parte de un colectivo de olvidados, que nos vamos a cuidar entre nosotros con nuestras reglas que son un poco violentas, un poco alcohólicas, un poco tóxicas. Bueno, no funciona así".

Mario también abordó un tema central que se sufre no sólo en un show de rock sino también en la vida diaria de la Argentina: "Tenemos un problema con cómo nos comportamos entre nosotros, con qué entendemos qué es seguridad, con quiénes están para cuidar y no pensar todo el tiempo que todo es una represión, un manejo de los controles".

Por su lado, Bobby Flores, se refirió brevemente a los hechos aunque desde una óptica distinta, más filosófica, por llamarla de alguna manera. En su segmento "Flores Power", que se escucha a través de Bitbox, señaló: "Se ha escrito otra vergonzosa página para el rock argentino. Ustedes saben que conozco muy bien al que dirige Radio Nacional Rock", ironizó Bobby sobre sí mismo dado que está al frente de la emisora pública desde 2016. Y continuó: "Entonces el rock argentino ya ha tomado una entidad y sobre todo en mi vida (...) Solamente voy a decir esto, y esto es para todos los que me están llamando, que tomen esto, porque después no voy a decir más nada porque no me corresponde porque ni lo conozco. El gran aporte que tuvo el rock a la cultura de masas fue, ¿cuál? Fue que por primera vez el que estaba arriba del escenario no era diferente del que estaba abajo. Cuando te olvidás de eso, que el que está abajo es igual al que está arriba y te dejás llevar por la codicia, hacés una cagada. Y cuanto más gente hay involucrada más grande es la cagada".

Bobby recordó a las víctimas y enseguido volvió sobre la idea inicial del rock, apuntando directamente a la actitud del Indio Solari: "Desde acá, nuestro apoyo a las familias de los chicos que fallecieron en Olavarría. La verdad que es vergonzoso. También es vergonzoso intentar hacer en el siglo XXI un recital como en el siglo XX. No voy a hablar de la mentalidad del sigo XIX, capaz. Eso es todo lo que voy a decir. Lo demás que lo analicen en las estadísticas, y las escuchas, y que el boludeo general lo hagan en la tele, en la radio, en todos lados. A mí que no me llamen porque no voy a decir nada porque no dije nada cuando le iba bien no voy a decir nada ahora que le va como el orto. El aporte que tuvo el rock fue ese. Todas las culturas tienen un aporte, algunos importantes, otros no. Por ejemplo, el aporte que tuvo el twist fue que se podía por primera vez bailar sin agarrar al otro, sin tocar, se podía bailar solo. Una pelotudez, pero cambió un montón de cosas, de usos y costumbres. El aporte que tuvo el rock es que éramos todos iguales. Por eso cuando los Spiders From Mars de David Bowie se vestían de marcianos, el público se vestía de marciano también. Cuando te dejás llevar por la codicia nada te va a salir del todo bien", concluyó.

COMENTARIOS