Noticias

23/01/15

Rock & Pop cumple 30 años: Comunicación con Emoción

La radio que revolucionó el entretenimiento en Argentina nacía el 23 de enero de 1985

La alternativa a la TV y la AM fue la FM. La frecuencia modulada de radio se convirtió en el refugio de los más jóvenes que se volcaron a ese medio para escuchar música. Corría la mitad de la década del ´80 y un regalo cayó del cielo. En realidad, el presente para aquella marea de gente ávida de rock (y sus variantes) no llegó de forma milagrosa. Luego de semanas de emisiones de prueba, el 23 de enero de 1985 nacía Rock & Pop, de la mano de su fundador, Daniel Grinbank, de apenas 30 años. Acompañado por los veinteañeros Pablo Kohlhuber, Quique Prosen y Miguel Martínez Rial - quienes estarían a su lado hasta que el mismo Grinbank abandonara la empresa - creó un medio que dejó su huella indeleble en el mundo del entretenimiento. Por supuesto, sin saber que sus logros llegarían a tanto, instaló en Argentina una radio que sería referente artístico y sentimental de varias generaciones.

Rock & Pop cumple 30 años y a lo largo de los mismos se ha puesto en la mesa la discusión de la idea de intentar un nuevo experimento que se le asemeje. Imposible. Descartado. Es inútil tratar de recrear un medio de sus características cuando las posibilidades de diversión están tan atomizadas y la música es sólo una de ellas en la actualidad. La gran masa de los más chicos no se siente atraída por la radio como medio de la forma en que sí lo hicieron quienes crecieron con Rock & Pop. Se puede ir en busca de nuevas formas pero la mística que se generó dentro y fuera de la radio que hoy nos ocupa no puede ser replicada.

¿Pero qué pasó en Rock & Pop? ¿Fue sólo el momento justo en el lugar indicado? Por supuesto que esos elementos siempre deben estar presentes en toda tarea que resulte exitosa. Aunque también la coincidencia de talentos, todos juntos, lograron una explosión nunca antes conocida. Los dos primeros años de la emisora fueron aquellos de la “radio muda”, cuando la música era protagonista única y absoluta del éter. La bocanada de aire fresco que trajo R&P con los bloques de canciones armados en base a géneros o artistas, el Europe Parade o “Tren Fantasma” eran poco menos que genialidades inimaginables un tiempo antes. La difusión al unísono con en el Viejo Continente y Estados Unidos de la música que se escuchaba en aquel hemisferio era la gran posibilidad de abrirse al mundo y conocer una mínima parte de él para quienes no viajaban al exterior. En aquellos primeros años, la artística era la gran estrella del aire. Separadores ingeniosos, la voz identificatoria del Pato Parodi y el Rafa Hernández, las canciones de Calamaro, Spinetta, La Torre y Enanitos Verdes hechas jingles.

El 1º de abril de 1987, Rock & Pop tuvo su primer programa hablado al aire. “Feedback”, conducido por Mario Pergolini y Ari Paluch, dio el puntapié inicial a un estilo en base al cual cientos moldearían sus propios espacios. Enseguida llegaría “Radio Bangkok”, aquel gran delirio comandado por Lalo Mir, Bobby Flores y Douglas Vinci. Detallar la programación de una radio con tres décadas de historia podría ser tedioso. Aunque sí habría que detenerse en algunos otros nombres como “Heavy Rock & Pop” - a cargo de El Ruso Verea y Alejandro Nagy –, “Rompecabezas” conducido por Jorge Lanata, “Se nos viene la noche” con Juan Di Natale, Leo Fernández y Tuqui, “Guardias a mí” de Bobby Flores (así como sus entregas musicales de sábados a la medianoche) y el regreso de la dupla Elizabeth Vernaci-LaloMir (que juntos habían llevado adelante “9 PM” por Del Plata) con “Buenos Aires, Una Divina Comedia”. El paso de las mujeres al frente del micrófono en un ambiente abiertamente machista no fue cuantioso pero sí dio lugar a conductoras o locutoras como Carla Ritrovatto, Verónica Najmías o el equipo de "Locas como tu madre", entre otras.

Una característica única de Rock & Pop en relación a la cercanía con su público fue la relevancia de los hacedores de la radio detrás del micrófono. Convertidos en protagonistas del 106.3 y luego del 95.9, los nombres de Guillo García, Chino Chinen, Pablo Cicuta, Ricky Durán, el Negro Acosta, Nacho Goano, Ricky Achával, Nahuel Suárez, Marcelo Martínez, Nillo Flores, el Pento Etchevarría o Alejandro Colucci, entre muchísimos otros, sonaron a diario como parte de la gran “familia del rock”.

No sólo la difusión de música anglo entusiasmó a los oyentes – años después de su prohibición durante la Guerra de Malvinas – sino que hubo lugar, además, para la promoción del llamado “rock nacional”. En plena efervescencia de nuevas bandas del rock argentino, Soda Stereo, Zas, Virus, G.I.T., Los Pericos y Los Violadores formaron parte de una camada de músicos que años más tarde darían lugar a la continuidad del rock en castellano.

La supremacía artística y en términos de rating para Rock & Pop pocas veces se vio opacada, si bien la efímera “Z 95” logró quitarla de los primeros puestos durante un corto período. La fuerza arrolladora de Rock & Pop surgió no sólo por su línea editorial y musical sino porque esas ideas fundacionales sobre las que la radio se movía fueron encarnadas por inmensos talentos que coincidieron en tiempo, espacio y pensamiento. Esos nombres que llevaban adelante las 24 hs de aire ininterrumpidamente se alimentaban del rock y pop que difundían, pero a la vez eran sus voces las que les daban jerarquía a las canciones. La retroalimentación también se suscitó entre la radio y Rock & Pop Internacional, la productora de conciertos que Grinbank encabezaba y cuyos shows fueron contenido fundamental para la radio durante buena parte de los ´90. Sólo basta recordar los estadios repletos de Rolling Stones y U2.

En estos días de enero de 2015  en que la herida por el atentado a la AMIA se profundiza, bueno es recordar que Rock & Pop – en momentos en que no había redes sociales disponibles y ni siquiera Internet al alcance de todos – informó de manera espontánea sobre los hechos de la tragedia que acongojaba al país y a la comunidad judía en particular. Con movileros utilizando los pocos celulares disponbiles en 1994  y una programación en continuado, Rock & Pop fue el lugar elegido por miles para informarse y sentirse al resguardo, acompañados por quienes la audiencia siempre consideró pares. La radio había dejado sentada su posición en eventos de fuerte corte político y social anteriormente, como en el atentado a la Embajada de Israel y los levantamientos “carapintadas”, así como con la difusión del show de Amnesty International en 1988.

Rock & Pop nunca fue una radio más en el dial. Se caracterizó - a pesar de sus cambios de dueños y de conducciones gerenciales - por ser el vehículo donde vociferar aquello que nos alegraba o indignaba. Probablemente, ese rol ya no le quepa tanto a la radio tal como fue concebida luego de la Primera Guerra Mundial. Rock & Pop fue aggiornando su método de comunicación sumando la red de redes. Esto sucedió muy especialmente de la mano de Mario Pergolini y el legendario “Cuál Es?” - donde durante veinte temporadas fue secundado por Eduardo de la Puente y Marcelo Gantman - si bien ese paso tecnológico, como el avance general de la radio, se vio afectado luego de la partida de su conductor insignia.

COMENTARIOS