Tiene Rock

31/07/15

A 30 años de "Feedback", el programa de Mario Pergolini y Ari Paluch

Mario Pergolini y Ari Paluch
Mario Pergolini y Ari Paluch

El segmento radial que revolucionó el aire de las FM

El 1° de agosto de 1985, sin imaginarlo, Mario Pergolini y Ari Paluch, de 21 y 23 años respectivamente, daban comienzo al programa que cambiaría la radio y gran parte de la cultura pop de los siguientes años. Feedback nació de la mano de aquellos dos jóvenes fanáticos del rock y de la comunicación, y su influencia en las siguientes generaciones de conductores fue decisiva.

Admiradores de Larrea, el tono de Feedback tuvo algo de lo que en Rapidísimo ambos absorbieron del mencionado conductor pero la marca más notable fue la huella de Lalo Mir en sus oídos. ¿Qué llevó a Feedback, en la FM de Continental, minutos antes de las 20:30 y hasta las 22 hs, ser el elegido de adolescentes y jóvenes con ferviente fanatismo rockero? Mario y Ari hablaban como ellos, gustaban de la misma música y abrían el espectro al presentar novedades inalcanzables veinte años antes de Internet, comían al aire y divertían mientras se divertían.

La identificación del oyente con los conductores creó un contacto poco habitual entre ambas partes. Megatel Responde daba paso a la lectura de los mensajes que la audiencia le dictaba al telefonista; en Encotel Responde se leía alguna carta elegida (¡carta!) que varios días antes algún oyente hubiera enviado. La dinámica del envío, como en cada época, estaba marcada, en cierto grado, por la tecnología disponible. Si bien hoy sería impensable la realización de un programa con apenas un teléfono y un micrófono, la creatividad e innovación que Feedback llevó al éter siempre se nutrió de la frondosa imaginación y gran sentido del humor de sus conductores. La naturalidad y la cercanía con los oyentes se mantuvieron a lo largo de las tres temporadas del ciclo que pasó a FM OK en 1986 y que concluyó en Rock & Pop en diciembre de 1987.

Mario y Ari se fueron relacionando con toda la industria de la música y en especial con la escena local. "Si pasan música nacional no es que se hayan dado cuenta… Feedback se dio cuenta", rezaba la apertura del bloque de música argentina, con aquel fragmento de "Huevos" de Miguel Mateos – Zas. Esta banda se volvería muy cercana a Paluch y lo llevaría de gira por Latinoamérica. Paralelamente, Pergolini lograría muy buen entendimiento con Soda Stereo y también recorrería el continente con ellos.

El corazón del programa era la música. Con el correr de los años, la elección de canciones se fue profesionalizando si bien el fino gusto musical estuvo presente desde el primer minuto. La sorna con la que se trataba a Duran Duran se combinaba con bandas que recién asomaban en el país como U2, Simple Minds, The Cure y Siouxie & The Banshees y que sonaban con sus cortes o inéditos que algún conocido acercaba desde Europa. Aunque también había lugar para clásicos como Genesis, Pink Floyd o Deep Purple. Parte de los temas que conformaban las listas diarias (los conductores se turnaban un día cada uno para confeccionarlas) quedaron anclados en el tiempo. Pero no por eso perdieron su belleza. Basta con tan sólo recordar "This is the day" de The The (primer tema que sonó en el debut en Rock & Pop), "Long goodbyes" de Camel (utilizada para cerrar algunas etapas del programa), "Getcha Back" de los Beach Boys (para una promo que aclaraba que el programa no se tomaba vacaciones), "More than I can bear" de Matt Bianco, "Life in a northern town" de Dream Academy, "Appetite" de Prefab Sprout o "The whole of the moon" de The Waterboys.

Feedback fue la semilla que dio origen a una nueva forma de hacer radio, no porque sus conductores lo hubieran ideado de esa manera sino porque ellos abrieron el camino a otra era, sin proponérselo en esos términos exactos. No había gran diferencia entre las personas y los personajes cuando se encendía la luz roja del estudio. La combinación y la química entre Pergolini y Paluch se dio en el momento justo y en el espacio justo. Ambos se hicieron escuchar al tiempo que dieron voz a una generación que comenzaba a cambiar la escena rock, no sólo con raros peinados nuevos, sino con sonidos y concepciones de vida internacionales, no tan bien aceptados por los medios tradicionales de aquellos días que consideraban que la FM estaba para otra cosa. Y sólo eso ya estaba bien.


COMENTARIOS