Tiene Rock

23/02/16

El rebote de Paul McCartney en la puerta de una fiesta habla del estado del rock

Paul McCartney, Beck, Taylor Hawkins
Paul McCartney, Beck, Taylor Hawkins

Un insólito episodio protagonizado por Macca luego de la entrega de los Grammy

Hubo un tiempo en que los músicos de rock - y ni que hablar de sus leyendas - lideraban la escena musical mundial y gozaban de gran prestigio incluso entre quienes no eran sus seguidores. Un hecho ocurrido el pasado lunes 15 de febrero, luego de la ceremonia de entrega de los Grammy y que tuvo como protagonistas a Paul McCartney, Beck y al baterista de Foo Fighters, Taylor Hawkins, pone de manifiesto cuánto ha cambiado la situación.

Un video filmado y difundido por TMZ muestra a los tres músicos tratando de ingresar al after party del rappero Tyga en un local de Hollywood llamado Argyle. Sorprendentemente, el grupo es rechazado no una sino dos veces. En la grabación, se puede ver a Paul McCartney acercarse al encargado de seguridad en la puerta del lugar. Al ver que ni sus amigos ni él son admitidos, se oye al artista gritar: "¡Mark Ronson! ¡Mark Ronson!". Al notar que ni siquiera invocando el nombre del productor más exitoso de los últimos años lograban entrar, el ex Beatle pregunta, entre divertido y burlón: "¿Cuán VIP tenemos que ser?" Luego, gira hacia sus acompañantes y sentencia: "Necesitamos otro hit" y, dirigiéndose a Beck, le pide que, a tal fin, componga una nueva cancion. "Ponete a trabajar", le dice Macca, haciendo gala de su excelente sentido del humor ante la mirada entretenida de sus dos amigos. Al final del clip, se ve a los tres músicos regresando a su camioneta, donde los esperan sus mujeres, dispuestos a continuar la noche en otro lugar. Como se supo más tarde, el grupo finalmente asistió a la fiesta del sello Republic Records en una discoteca llamada Hyde.

Al día siguiente, cuando todavía no podíamos salir de nuestro asombro por lo ocurrido, Tyga ensayó una disculpa vía Twitter. "¿Por qué le negaría la entrada a PaulMcCartney? Basta. Es una leyenda", escribió el músico. Y minutos más tarde agregó: "No controlo la puerta. No tenía idea de que SIR PAUL estaba ahí. Yo sólo actué y me fui".

Varias reflexiones e interrogantes surgen luego de la situación descripta. ¿Es un crimen no conocer a Paul McCartney? Sin dudas no lo es, pero sí pone de manfiesto el estado del rock en la actualidad. El desconocimiento de Macca destaca la ignorancia acerca del origen de la música pop - y todas sus vertientes - de las últimas cinco décadas. La fiesta a la cual le fue negado el ingreso no hubiera existido sin el aporte único y fundamental del artista en cuestión. Por otro lado, muchos pueden preguntarse, ¿debemos seguir anclados en el pasado en vez de concentrarnos en la escena actual? El reconocimiento a la obra de un músico legendario no nos inhabilita a adentrarnos en las nuevas tendencias. Por el contrario, debería elevar la vara y la exigencia por la calidad.

Ciertamente, hay miles de fans de la música que pertenecen a las nuevas generaciones y que conocen perfectamente quién es el ex Beatle. Y lo respetan. ¿Son por eso seres superiores? Desde ya que no, aunque sí podríamos decir que su visión del mundo podría ser más abarcativa, abierta, como la música de McCartney.

De todas maneras, si quieren, que sigan adorando a Taylor Swift, a insulsos cantantes pop y a raperos de bajo rango. Allá ellos.

Mirá el video de cuando se le impide entrar a Paul McCartney a la fiesta:

COMENTARIOS