Tiene Rock

09/01/13

"Los peronistas son como los fans de Oasis", dice Daniel Tunnard

Oasis
Oasis

Un británico, conocido a través de los medios por haber escrito un libro acerca del recorrido de los colectivos porteños, traza un paralelismo entre los peronistas y los fans de los Gallagher

El rock y la política se mezclan hace años, en todo el mundo. Músicos que apoyan a uno u otro candidato, que participan en reuniones partidarias o políticos que se quieren acercar a populares artistas para absorber algo del amor o aceptación que éstos producen en su público.

Argentina no es la excepción. Quizás vivimos la política de una forma muy dramática, dado que las consecuencias de las medidas que se toman desde la política pueden ser dramáticas. Sin embargo, existen ciudadanos que le encuentran una vuelta de tuerca a través del humor, la ironía o la música. Claro que no debería llevar la carga emocional de haber nacido en nuestro suelo.

Probablemente, una combinación de estos tres elementos mencionados arriba sea la que utilizó Daniel Tunnard para un posteo en su propio sitio que muestra un paralelismo entre el peronismo y los fans de Oasis. ¿Podría haber algo más inconexo? A pesar de lo que pudiera parecer a priori, las líneas escritas por este británico, que vive por estas tierras hace 14 años, están muy bien armonizadas y logran que esbocemos varias sonrisas durante su lectura. Si bien existen algunos errores en las fechas, quien avisa no traiciona. Y él lo había explicado claramente, en su nota previa al desarrollo de su artículo.

Aquí la traducción de las palabras de Tunnard:

En qué se parecen los peronistas a los fans de Oasis

Aviso: Este razonamiento está lleno de agujeros y no debería publicarse nunca. Mi ignorancia acerca de la historia peronista es casi tan grande como mi ignorancia sobre la discografía de Oasis pos 1995.

Los peronistas son como los fans de Oasis.

Recuerdan con cariño los días de gloria, los gobiernos de 1944-50 y 1950-55 (sic) como bastante equivalente a “Definitely Maybe” y “Morning Glory”.

Creen que aquellos días aún están al alcance de la mano, que todavía tienen esa chispa, pero todos ya se pasaron a Arcade Fire u a otras formas de representatividad obrera.

Los peronistas podrían intentar reevaluar el tercer período de Perón, de 1972-73 (sic), el “Be Here Now” del peronismo, cuando para todos en ese momento era claro que estaban frente a una vieja y cansada fórmula que había conocido tiempos mejores. Bonehead dejó el Partido Justicialista y fue reemplazado por un malvado cerebro y ex frontman, López Rega, en guitarra rítmica.

Inclusive el lanzamiento de “The Masterplan”, una mezcolanza de lados B y clichés de trabajadores, poco podían hacer para frenar la marea de conflicto entre los fans de Oasis de izquierda y los de derecha, y Argentina, inexorablemente, se deslizó en un remolino de terrorismo de estado Triple-A en medio de una tibia recepción de “Standing on the Shoulder of Giants”.

Luego, hubo un largo período donde la gente se preguntaba si la grieta Noel/Liam partiría al peronismo, mientras el movimiento fue llevado a la clandestinidad y al exilio.

Volvió a la superficie con el doble golpe del gobierno de Menem de “Heathen Chemistry” y “Don’t Believe The Truth”, mientras un integrante clave del gabinete fue reemplazado por el hijo de Ringo Starr. Desde entonces, Noel Gallagher se distancia públicamente del segundo período de Menem de 1995-99, diciendo "Le estábamos tirando margaritas a los chanchos”.

Los peronistas consideran este período como una anomalía, y prefieren dirigir la atención de los críticos a “Dig Out Your Soul” y la subsiguiente fragmentación del peronismo en Beady Eye y Cristina Fernandez de Kirchner’s High Flying Birds, una renovación de aquella esperanza original, a pesar de que se trata de una formación completamente irreconocible respecto de la original.

En plena época de auge, Oasis toca en vivo "Hello" del disco "(What´s the story) Morning Glory" - Londres 1995

COMENTARIOS