Tiene Rock

03/07/14

Mario Pergolini cumple 50 años

Mario Pergolini
Mario Pergolini

El impulsor de la revolución de la radio de las últimas tres décadas

¿Cómo hubiera sido la radio en Argentina si Mario Pergolini no se hubiera topado con la música de Deep Purple? Según él mismo ha contado en distintas ocasiones, escuchar por primera vez a esta banda británica fue el disparador de su amor por el rock. Podemos decir, entonces, que la agrupación de Gillan y Paice (y tantos otros integrantes) fue definitoria en el rumbo que la radio tomó en los últimos 30 años.

Interesado en el mundo de la comunicación - fue estudiante de la Universidad de El Salvador - Mario pasó fugazmente por Radio Belgrano pero su debut serio frente al micrófono podría considerarse en la FM de Continental, junto a Ari Paluch, en "Feedback", el 1º de agosto de 1985. El programa concluyó sus emisiones en diciembre de 1987 en Rock & Pop y sería en dicha estación donde Mario seguiría su carrera radial con "Malas Compañías" (1988) y como parte del llamado "Tercer tiempo", período en que se levantaron los segmentos, casi repentinamente, y se regresó a un aire de pocas palabras. Mientras que todos los conductores buscaban un nuevo trabajo, Mario soportaba los embates que Rock & Pop sufría y conservaba su lugar cada vez que alguna tormenta se avecinaba. Así, pasó a estar al frente de "Podría ser peor", y a partir de 1993 del clásico y vanguardista, "¿Cuál Es?" durante diecinueve temporadas.

La personalidad de Mario - único e irrepetible como cada uno de nosotros, aunque un poquito más - fue y es su sello distintivo. No sólo su carisma lo impulsó a ser un "referente", "ícono multimedia", "joven rebelde" y tantas otras definiciones de las que se ha burlado en forma constante. También lo ha hecho su necesidad de luchar contra la mediocridad siempre, una y otra vez, sin descanso. ¡Vaya que lo ha logrado! Desde el mencionado Feedback a mediados de los ´80 cuando rompió con la radio muda hasta la actualidad en Vorterix, ha ofrecido lo máximo disponible, sin escatimar. Situándose como público consumidor de rock, Mario forjó un camino para sí mismo al volcar sus deseos de espectador en su propia empresa. Hablando como una persona común, exprimiendo su frondosa creatividad y manteniéndose varios pasos por delante de los demás, este hombre nacido el 3 de julio de 1964 no se conforma durante mucho tiempo con sus logros. "La vara más alta", como suele llamar a su pulsión por no quedarse adormecido y liderar la competencia artística de manera innegable, es el inagotable objetivo.

¿El Mario de la TV no es importante? Desde ya, su transcurrir por la pantalla chica (no había plasmas de 80 pulgadas aún) a través de CQC fue la piedra fundamental para lo que el medio haría en adelante. Sin embargo, su alejamiento dejó en evidencia que no se trataba de copiar una supuesta fórmula sino de poner la cabeza al servicio de la imaginación y de tener ese "algo" que, la mayoría de las veces, no se consigue ni siquiera con esfuerzo.

Es así que su medio siglo de vida (¡uh!) encuentra a Mario en su mejor forma hasta el momento: a la cabeza de una plataforma multimedia cuya punta de lanza es la radio pero que incluye un sitio, estudios de grabación de última generación y un teatro para conciertos. ¿Y cómo es que otros no lo copiaron inmediatamente? ¿Es difícil lograr tamaña inversión? Es cierto que Mario ha elegido aliarse con quienes pueden apoyar sus aventuras a largo plazo, artística y econonómicamente. De todas maneras, los motivos también se empiezan a comprender cuando notamos que no hay recambio generacional y quienes van envejeciendo se han aburguesado por completo, al punto de desdeñar el cambio o temerle, simplemente.

A Mario le tocó transitar la mediana edad en el rock y la radio cuando las elecciones de entretenimiento están más atomizadas que nunca, cuando la fidelidad por una frecuencia, un sitio o un referente se torna efímera. Así y todo, pasa la prueba. Si bien más aplacado, llega a los 50 años tan fresco, curioso y divertido como en sus comienzos, a años luz de sus sucesores.

COMENTARIOS