Noticias

02/11/13

A 30 años de "Clics Modernos" de Charly García

Tapa Clics Modernos Charly García
Tapa de "Clics Modernos"

El 5 de noviembre de 1983, con una visión única y su inmenso talento, el músico dio a luz a uno de los álbumes claves de su carrera

Las paradojas que los hechos políticos de nuestro país en 1982 originaron en el mundo de la música son dignas de recodar. Ese año, la Argentina había incursionado en una guerra contra Gran Bretaña por la posesión de las Islas Malvinas. Así, todo aquello que proviniera de Inglaterra o cualquier tierra angloparlante fue prohibido a rajatabla. La difusión del rock y pop se daba mayormente en las radios y éstas debieron adecuarse a lo estipulado por el gobierno militar que había tomado el poder 6 años antes. El tiro por la culata fue evidente en dos sentidos: el primero de ellos fue que la música británica y estadounidense (o cantada en inglés) explotó nuevamente con una potencia arrolladora, con la democracia ya instalada, a partir de diciembre de 1983. En realidad, nunca se había ido de nuestro corazón, y el momento en que el ciudadano se sintió libre de consumir arte (o lo que fuera) en el idioma de su preferencia, fue histórico. Los argentinos volvieron a abrazar lo que venía de aquellos rincones del mundo que les había sido vedado y nuevas bandas como Duran Duran, U2, The Cure, INXS, Simple Minds, Culture Club, calaron hondo en el sentimiento de estas pampas. Las más añosas como los Beatles, Rolling Stones o Genesis volvieron a ocupar el lugar de clásicos en el ranking de favoritos. El otro tema que resultó completamente al revés de cómo había sido planeado fue el hecho de que la música que sí se permitía dar a conocer, porque era argentina y en castellano, tenía claros mensajes anti-gobierno de facto.

El segundo caso fue el que le tocó a Charly García. El músico gozaba de gran prestigio tras su paso por grupos como Sui Generis o Serú Girán y la recepción de los trabajos de su carrera solista fue igual de buena, impulsada, en cierta medida, por las propias decisiones de Estado. Con su primer disco, "Yendo de la cama al living", había mencionado sus temores y las contradicciones de lo que sucedía en Argentina, como lo manifestaba en "No bombardeen Buenos Aires": "Los pibes de mi barrio se escondieron en los caños / espían al cielo / usan cascos, curten mambos / escuchando a Clash...Si querés escucharé a la BBC / aunque quieras que lo hagamos de noche...".  Las letras alegóricas a la situación del país también quedaron claras en "Inconsciente colectivo" ("Mamá la libertad, siempre la llevarás / dentro del corazón") o "Yo no quiero volverme tan loco" ("Yo no quiero sembrar la anarquía / Yo no quiero vivir como digan"). Como una continuidad, así fue que llegó "Clics Modernos", su segundo álbum, que tuvo en "Los Dinosaurios" una de sus canciones emblema. Aquí Charly, en plena democracia ya, recordaba el reciente pasado argentino en clara referencia a los desaparecidos durante la dictadura: "Los amigos del barrio pueden desaparecer / los cantores de radio pueden desaparecer / los que están en los diarios pueden desaparecer / la persona que amas puede desaparecer / Los que están en el aire pueden desaparecer en el aire / Los que están en la calle pueden desaparecer en la calle / los amigos del barrio pueden desaparecer / pero los dinosaurios van a desaparecer."

"Clics Modernos", además de seguir levantando algunas banderas de protesta, realizó, principalmente, un histórico aporte al rock argentino. Catalogado como un álbum bailable, el uso de la tecnología atraviesa este trabajo de 9 temas muy poco usuales para la época y el país. Charly tomó la decisión de grabar el disco en los míticos estudios Electric Lady de Nueva York, ciudad en la que se topó con instrumentos de todo tipo y color, que incorporó al álbum. Así, los novedosos samplers fueron la estrella esencial de la placa que, en un comienzo, se iba a llamar como una de las canciones: "Nuevos Trapos". El título final surgió de un graffitti que García encontró en La Gran Manzana: "Modern Clix", nombre de una banda under de la urbe.

"Nos siguen pegando abajo" abría el disco y la sorpresa era instantánea. El mega hit "No me dejan salir" ("... estoy verde... no me dejan salir...") fue más que útil para el adolescente rebelde que sentía la opresión de sus mayores (padres o escuela). Las bellísimas "No soy un extraño" " y "Plateado sobre plateado", como "Ojos de videotape" permanecen grabadas en el cancionero esencial de rock en castellano.

Los  casi 35 minutos de "Clics Modernos" - que contó con participaciones de Pedro Aznar y Larry Carlton y que fuera producido por el propio ex Serú Girán y Joe Blaney - serían asombrosos por distintas razones. El rumbo musical que había elegido Charly lo pondría bajo una fuerte lluvia de críticas. Un caso donde se puede aplicar el cliché de "artista incomprendido" perfectamente. Muchos años más tarde, la masa coincidiría con el aspecto visionario y adelantado del artista y una vez más consgraría la palabra "genio" (literal o cariñosamente) a la mención del músico.

Estos son los temas que conformaban "Clics Modernos":

"Nos siguen pegando abajo (pecado mortal)"  
"No soy un extraño"  
"Dos cero uno (transas)"  
"Nuevos trapos"
"Bancate ese defecto"  
"No me dejan salir"
"Los dinosaurios"
"Plateado sobre plateado (huellas en el mar)"
"Ojos de videotape"

"Nos siguen pegando abajo" La hermosísima "No soy un extraño", presentada en "Badía y Cía" (1984) "No me dejan salir": clip original con la participación de Willy Iturri (G.I.T.) y Fito Páez: "Los dinosaurios"

COMENTARIOS