Noticias

07/09/14

Adiós a Gustavo Cerati, el paisaje más soñado

Gustavo Cerati
Gustavo Cerati

El más genial y grandioso rocker del continente

Sabíamos que ocurriría pero nos resistíamos a que el día llegara. Sin embargo, el 4 de septiembre de 2014, a los 55 años, murió Gustavo Cerati. ¡Qué combinación de palabras más ridícula! "Difícil de creer", cantaba él. Entonces, ahora, comenzamos a transitar el momento en que ya debemos hablar de él en pasado. Y nos advertimos incómodos, casi traicioneros, como si nosotros mismos estuviéramos provocando su muerte al utilizar un tiempo de verbo que arribó exagerada e injustamente temprano para él.

Gustavo Cerati fue el músico de rock por excelencia desde Argentina hasta México. Tocó corazones, iluminó mentes al hacerlas más libres e imaginativas. Nunca fue un artista complaciente, ni en su obra ni en sus pensamientos ni declaraciones. Y sin embargo, fue tremendamente popular. Atravesó estilos y mutó su piel una y otra vez, encantando a los fans, maravillándonos, haciéndonos tocar el cielo con las manos con cada nueva creación. Su propuesta siempre difirió del llamado "rock nacional", si bien su obra fue colocada bajo esa etiqueta y se vio influenciada por los fundadores del género de nuestro país. Tan alejado estuvo su concepto artístico de la media que fue el primer músico que se animó a disentir con lo que ocurría social y musicalmente con el llamado "rock chabón" o "rock barrial" a principios de siglo. Debió soportar los motes de "careta" y demás desprecios por no someterse a la opinión ¿mayoritaria? reinante. Durante gran parte de su carrera fue duramente criticado por sectores de la prensa y de la industria del entretenimiento y por seguidores de bandas "rivales". Lo adjetivaron "glamoroso" y "elegante" en gran cantidad de oportunidades como si tales cualidades tuvieran una connotación negativa y estuvieran reñidas con la legitimación de un rocker. Es que Gustavo no se amoldaba a lo que se esperaba de cualquier músico. No era manejable. Era todo lo opuesto a la mediocridad que se pudiera conocer. Brillaba con luz propia y no pedía permiso para hacerlo.

Los quince años que comandó Soda Stereo mostró su versatilidad como cantante, guitarrista, compositor y productor. Con su banda abrió el paso para el rock en castellano en gran parte de América Latina y dejó su marca en artistas de otros estilos también. La destreza como músico y el inmenso talento de Cerati, que nos dejó álbumes-gemas como "Signos", "Canción Animal" y "Dynamo", se afianzaron aún más (¡si fuera posible!) en su etapa solista. Previamente al inicio de la misma, en 1992, editó el hermosísimo "Colores Santos" junto a Daniel Melero y, un año más tarde, durante un parate transitorio de Soda, el que sería su primer disco en solitario, "Amor Amarillo". Una vez separado el grupo, Cerati nos quitó la respiración con la inigualable belleza de "Bocanada", se alejó aún más de su ex-banda con los sonidos más electrónicos y vanguardistas de "Siempre es hoy", retornó al rock de guitarras con "Ahí Vamos" - un álbum plagado de canciones inmejorables - y culminó, sin saberlo, con la descomunal perfección y el encantamiento de "Fuerza Natural", un trabajo adelantado, sensible, atrapante y que propone un viaje por los sentidos como ninguna otra pieza de rock en castellano.

Lo extrañamos hace más de cuatro años porque, además de ya no gozar con sus presentaciones en vivo - maravillosas en todo aspecto - nos viene faltando su visión de las cosas, su adentramiento en nuevos caminos que adoptamos como propios. Lo seguiremos extrañando porque él llegaba "alto, cada vez más alto" y de su mano nos hizo sentir cosas que nunca sentimos.

The one and only.

Gustavo Es, Fue Y Será Todo.

"Lago en el cielo", del disco "Ahí vamos". Aquí, en vivo, en el Pepsi Music 2006 (Club Ciudad de Buenos Aires) "Tracción a sangre", en la presentación del disco "Fuerza Natural", en el Club Ciudad de Buenos Aires (20-12-09) # en Monterrey (19-11-09)

COMENTARIOS