Noticias

25/02/15

Andrés Calamaro dedicó un emotivo recuerdo a Pappo

Pappo
Pappo

"Hoy lo recordamos por su talento, su guitarra, su personalidad y su carisma; pero sobre todo por la calidad humana que algunos le conocimos" expresó el músico

Cuando se cumple una década sin la presencia física de Pappo, fallecido el 25 de febrero de 2005, los homenajes y recuerdos se multiplican en los medios y en las redes sociales de fans o simples seguidores del músico.

Entre los tributos que se le van rindiendo con el correr de las horas, se destaca el de Andrés Calamaro. En su sitio oficial, el artista escribió conmovedoras palabras acerca de la amistad que lo unió a El Carpo así como su sentir acerca de la ausencia del que se considera el mejor guitarrista argentino de rock. "El Pappo que yo conocí no siempre se parece al Pappo de las mil anécdotas, aunque también conocí al Pappo exótico y pícaro del que se cuentan tantas historias que son perfectamente ciertas … Pappo para mí fue una persona sensible, un compañero que acompañaba cuando sentía que un amigo estaba solo y podía necesitar un hombro, un amigo para tocar música y compartir el tiempo (amistad)", expresó Calamaro para subrayar, al final de su texto que "Hoy lo recordamos por su talento, su guitarra, su personalidad y su carisma; pero sobre todo por la calidad humana que algunos le conocimos".

Leé el texto completo de Calamaro aquí:

10 años sin Pappo

El mundo es diferente sin Pappo. Fue un punto de referencia, un pilar del rock incluso cuando el rock sintió (creyó) que no lo necesitaba. Conmigo fue un amigo y un compañero, se preocupó por mí cuando me vio en las malas, y nos divertimos juntos, tocamos juntos, compartimos intimidad y emociones. El Pappo que yo conocí no siempre se parece al Pappo de las mil anécdotas, aunque también conocí al Pappo exótico y pícaro del que se cuentan tantas historias que son perfectamente ciertas … Pappo para mí fue una persona sensible, un compañero que acompañaba cuando sentía que un amigo estaba solo y podía necesitar un hombro, un amigo para tocar música y compartir el tiempo (amistad). Tocamos juntos mil veces; en mis años “ocultos” venia seguido por casa o tardaba quince minutos exactos en llegar de La Paternal al estudio donde grabábamos las interminables sesiones de Honestidad Brutal. Hay mucho de Pappo en aquellos discos: Honestidad Brutal y El Salmón …

Le escuché tocar por última vez en el Ateneo, el teatro de Buenos Aires. No estaba lleno pero Pappo lo llenó tocando la guitarra a un extraordinario nivel de sensibilidad y sentido. Después de militar en el Hard Rock (el episodio que supone la vuelta de Pappo a la primera línea del rock, con Riff), encontró nuevo sentido a la guitarra de blues, al sentimiento y a la sensibilidad. Mis anécdotas (mis momentos vividos) con Norberto son diferentes a las que construyen su imagen y el personaje, me siento privilegiado de haberle tenido como querido amigo; sé que se preocupé por mí y sé que estuve con él en algún momento complicado, le grabamos y lo celebramos en vida. Lo extrañamos mucho en estos diez años sin él.

Es curioso, Pappo (y Claudio Gabis) trajeron el blues a la Argentina e hicieron posible cantarlo con el espíritu de Buenos Aires, sin embargo él lo seguía descubriendo. Supongo que eso es el alma del verdadero artista, presentarse humilde frente a la existencia de la música, ser un soldado de la música y no bajar los brazos. Diez años sin Pappo es mucho tiempo sin Pappo. Hoy lo recordamos por su talento, su guitarra, su personalidad y su carisma; pero sobre todo por la calidad humana que algunos le conocimos.

Con tristeza y con honor.

¡Viva Pappo!

Pappo y Andrés Calamaro cantan "Mi vieja"

COMENTARIOS