Noticias

15/03/16

En un monólogo interior, Calamaro revela próximas novedades y algunos pensamientos

Andrés Calamaro
Andrés Calamaro

El artista ha compuesto música para el cine

Luego de la edición de "Grabaciones Encontradas Vol. 3 - Romaphonic Sessions" junto al pianista Germán Wiedemer, Andrés Calamaro acudió a su cuenta de Facebook para anunciar la preparación de un nuevo material. "Ayer filmamos un tremendo video clip con técnicas de cine, director de cine, dos cámaras de cine, producción de cine. Para el cine. Supongo que mucho mas no puedo contar, solo que preparamos dos canciones nuevas y flamantes", expresó sin dar nombres concretos y dejando así volar a nuestra imaginación. Según relata el músico, los temas formarán parte de una película, o de la promoción de una película, o funcionarán como sello musical del filme.

En una especie de monólogo interior, Calamaro fue tocando diversos tópicos en su texto, siempre con la música como protagonista. Si bien el cantante afirma que puede elegir quedar al margen de algunas actividades, se pronunció sobre el oficio del músico y aquellos eventos en los que, a veces, los artistas participan por necesidad: "Sinceramente, tenemos un hermoso e importante público cautivo (entre comillas si usted prefiere), muchos miles que esperan para escucharnos en Argentina, toda Sudamérica, México, US Latino, España y aledaños, además de otros países adonde no llegamos, o bien porque no hay tiempo calendario para todo, o porque no se reúnen las condiciones para brindar buenos conciertos como nos gusta ofrecer. Respeto mucho a mis colegas y compañeros que se dejan contratar en la Fiesta de la Manzana o en bodas, bautizos y comuniones; no solamente les respeto: también entiendo sus nobles motivos; tienen familias, tienen compañeros, y se deben a sus camaradas y personas queridas, son responsables de su destino y el de más gente. Nosotros tocamos menos, no soy un adicto al trabajo: solamente a la vida".

Esta última frase le dio el pie para explayarse sobre su situación personal y dejar establecida su propia verdad. Calamaro parece contestarle en la cara a la masa indefinida de gente que opina sobre él: "No consumo drogas pero no tengo ningún drama personal con las sustancias, forman parte lejana de mi vida, algo que dejé atrás con dignidad (la mayor posible) hace ya muchos años. Comparado con un fumador de tabaco o un alcohólico, puedo asegurar que mi carrera tóxica fue un período bastante corto, dicho lo cual comparto con quien quiera leerme que no fumo tabacos ni tomo siquiera una cerveza. No soy un santo pero soy discreto. De recaídas, de aventuras y de pecados, puedo comentar lo que corresponde y sólo si me lo preguntan".

También, hay lugar para contar algo de su cotidaneidad que se ve repleta de mates, novelas francesas , jazz, escrituras, leer el diario y contestar el correo electrónico. Sin embargo, esta rutina tiene los días contados. En breve, llegan los preparativos para las presentaciones en vivo: "Me gusta esta vida austera y cultural pero tampoco va a durar siempre, porque después de Semana Santa vamos con ensayos previos a los conciertos y, créame que ya me despierto con cierta ansiedad previa a los conciertos, me estoy incorporando a la proximidad de una gira, primero a celebrarse en España y en la segunda mitad del año en mas países y regiones".

El rechazo por los comentarios de los lectores de portales de Internet que el músico describe como agresivos también es abordado en sus palabras. "Sigo siendo residente en Buenos Aires, Argentina, un país adicto a estos “maltratos” donde todo el mundo (mucha gente) fue estafada o engañada por socios o familiares; cosas de nuestro folklore. Ahora en España se esta abriendo una brecha que los argentinos ya conocen; las ideas políticas (con o sin comillas), van a ser contestadas (respondidas) con agresión e insultos (intolerancia). De eso, miserablemente, se trata el fenómeno de una brecha que es más cultural que política porque tampoco es política (no siempre); es el caldo del puchero de los políticos. Divisiones irreconciliables".

Podés leer el texto completo de Andrés Calamaro en su cuenta de Facebook.

COMENTARIOS