Noticias

28/09/14

Energético, bellísimo y súper emotivo concierto de Richard Coleman en el Ópera

Richard Coleman
Richard Coleman

El músico tocó temas de todas sus épocas y homenajeó a su amigo Gustavo Cerati

"Esta no es una presentación de Incandescente porque todos lo conocen ya", se dirigió al público Richard Coleman. Y si bien su primera actuación en el Teatro Ópera incluyó temas de su más reciente disco, el repertorio fue un recorrido por su extensa carrera, que no cayó en obviedades, tal como su protagonista deseó.

Durante una hora y cuarenta y cinco minutos, Coleman brindó un show que paseó a su audiencia por diferentes sensaciones, a través de disímiles canciones y consiguió, como pocos, la atención y el entusiasmo permanente de los presentes. El concierto fue contundente, apasionado, estuvo regado de emociones y mostró a un artista maduro que se encuentra en uno de los mejores momentos (si no el mejor) de su carrera. Coleman disfrutó abiertamente el espectáculo y agradecíó la presencia de sus seguidores en varias oportunidades: "¡Cuántos somos! ¡No lo puedo creer!".

Con una figura que desmiente sus 51 años, junto a una banda que parecía tan contenta como él sobre las tablas, el artista se vistió para la ocasión y se plantó en el escenario sin ningún tipo de pretensión o impostación. Hermosas melodías, la potentísima y afinada voz de Coleman, el perfecto entendimiento con el histórico bajista Daniel Castro, con el guitarrista Gonzalo Córdoba así como con Bodie en teclados y Diego Cariola en la batería fueron los elementos claves de un show especialmente ansiado.

El primer invitado de la noche fue Leandro Fresco. El músico se sumó para "Incandescente" y "Lo que nos une". La estética "dark" que solía caracterizar a Coleman en su puesta y sus temas en décadas anteriores pareció quedar un tanto relegada, inclusive en canciones más antiguas como "A veces llamo" en versión supersónica o "Durante la demolición", ambas de Fricción. "Algunas canciones son de hace años pero parecen escritas hoy a la mañana", acertó Coleman.

También fueron parte del concierto "Cuestión de tiempo" (con la participación de Alejandro Lerner) y "Normal", esta última de "Siberia Country Club", y primera referencia a Gustavo Cerati quien tocó la guitarra en la grabación original de la canción. "Esta noche mi amigo está en la platea más alta. Creo que estamos todos. Gracias por venir", escribió Coleman en el programa de mano. No sólo el show era importante para él sino para el público que lo admira y que también es fan del desaparecido artista. Visiblemente nervioso, presentó "Caravana": "Ahora vamos a hacer un tema de Ahí Vamos, pero tranqui, eh", le dijo al público aunque pareció, más bien, decírselo a sí mismo. Un poco después, llegó el momento más emotivo de la noche y también uno de los más bellos. "Decidí tocar una canción esta noche que nunca toqué así, sólo con la guitarra, menos en un formato así. Es una canción que compuse hace treinta años, o sea, antes de nacer la hice, prácticamente", broméo. Y prosiguió: "Se la escribí a una chica hace treinta años, imagínense. Espero que esté bien. La onda era que... no había manera... estábamos pero no había manera de sobrellevar la historia... y ella se acercó, entonces...". Los primeros acordes de "Estoy azulado", en genial versión acústica, hicieron caer varias lágrimas por Cerati, por saber qué significa Cerati en la vida afectiva y profesional de Coleman, por saber qué significaba, tanto para Coleman como para su audiencia, estar juntos a pocos días de su muerte y celebrarlo por quién fue en vida. La canción formó parte de "Nada Personal", el segundo disco de Soda Stereo, editado en 1985. "Y esta sí se la dedico a Gus porque la hicimos juntos y él la grabó. Fue casi mi primera canción que fue grabada, así que gracias, Gus. Ahora, sí", expresó Coleman feliz y aliviado, mientras el público vivaba a Cerati, de pie.

Los covers estuvieron presentes también: la apertura del show con "Down by the river" de Neil Young fue el primero de ellos que más adelante seguiría con "Computer world" de Kraftwerk, "To bring you my love" de PJ Harvey y "Héroes", aquella versión que Fricción incluyera en su segundo álbum más de un cuarto de siglo atrás. En formato acústico, la nuevamente remozada canción de David Bowie terminó en gritos vociferados de un Coleman desatado, en un maravilloso e intenso momento del concierto.

Canciones profundas como "Hamacándote" y su corte más reciente, "Perfecto amor", fueron muy festejadas también. "Como la música lenta" tuvo su lugar y probó ser, una vez más, un tema con alma de hit. Para "Fuego", Coleman invitó a Daland de la Armada Cósmica (e hijo de Juanse), notable e histriónico guitarrista. Casi como guerreros, la banda completa junto con el joven músico entregó una interpretación extremadamente energética. El bis concluyó con "Turbio elixir" y la satisfacción total dibujada en la cara de Coleman y de sus músicos. Y del público que ovacionó a un artista que lleva transitado un largo y sinuoso camino y el sábado ofreció un concierto memorable.

Lista de temas:

Down by the river (cover de Neil Young & Crazy Horse cover)
Incandescente 
Lo que nos une 
Perfecto amor 
Corre la voz 
Normal 
Computer world (cover de Kraftwerk)
Caravana 
To bring you my love (cover de PJ Harvey)
Estoy azulado 
Hamacándote 
Héroes (cover de David Bowie) 
Cuestión de tiempo 
A veces llamo 
Never du nozin 
Durante la demolición 
Es tan celosa 
Como la música lenta 
Fuego

Bis:
Máquina veloz / Momento de cambios 
Turbio elixir

"Estoy azulado" "Perfecto amor" "Como la música lenta" "Cuestión de tiempo" "Incandescente" "Caravana" "A veces llamo"

COMENTARIOS