Noticias

11/12/12

Sting: 25 años de su concierto en River

Sting
Sting

El británico ofreció un show antológico y fue tapa de todos los diarios

Veinticinco años. Dos décadas y media. O un cuarto de siglo.

El 11 de diciembre de 1987, el estadio de River Plate se colmaba de 60.000 ansiosas almas por ver a su ídolo. El momento había llegado.

La segunda visita de Sting a Buenos Aires (la primera había sido en 1980 junto con el resto de The Police) quizás haya sido el concierto que marcaría el camino a seguir y la forma de producir shows en Argentina luego de los incidentes en la presentación de The Cure en Ferro, varios meses antes.

El concierto de Sting duró más de dos horas y repasó canciones de "...Nothing like the sun", el disco que venía presentando en esa gira. "Englishman in New York", uno de los puntos altos de la noche, fue coreado por la multitud ante la sorpresa y alivio del músico. Según contó Daniel Grinbank, productor local del evento, Sting dudaba sobre la inclusión del tema por la implicancia de lo "inglés" a poco más de cinco años de la Guerra de Malvinas. El tono político sobrevoló varios segmentos del recital ("They dance alone" con las Madres de Plaza de Mayo sobre el escenario, "Fragile" y su letra anti bélica), pero también hubo lugar para el simple disfrute sin ningún tipo de ideología. El británico no dejó de lado las canciones que había grabado e interpretado con Andy Summers y Stewart Copeland y así fue que  "Dont´s stand so close to me", "Message in a bottle" y "Roxane", entre otras, fueron de la partida.

La banda incluía al saxofonista Brandford Marsalis y al tecladista Kenny Kirkland, ambos reconocidos músicos del ámbito del jazz, género que Sting había empezado a fusionar con el rock en "The dream of the blue turtles", su genial primer disco solista de 1985.

La multitud expresó su excitación tal como lo hace hasta el día de hoy en tantos conciertos populares. Sólo que aquel de hace 25 años fue casi el puntapié inicial para las presentaciones masivas en vivo de super estrellas internacionales. La emoción por ver a un artista de la talla de Sting no era costumbre aún.

Un Sting a pleno, con melena rubia al viento (sí, chicos sub-25, Sting tuvo el pelo largo), con el torso desnudo, batiendo palmas, con un envidiable bagaje de mega-hits a sus sólo 36 años.

"Englishman in New York", en el Estadio de River, el 11-12-87 Un intensísimo momento:"Fortress around your heart", de "The dream of the blue turtles", una canción que siempre se dijo era muy "Police"

COMENTARIOS