Tiene Rock

24/06/15

De qué se trata la pelea de Taylor Swift con Apple Music

Taylor Swift
Taylor Swift

La cantante enfrentada con el nuevo servicio de streaming

Las épocas en que los músicos se dedicaban exclusivamente a su arte y dejaban el negocio en manos de sus managers y abogados parecen ser ya parte de la historia. La aparición de los servicios de streaming desató un intenso debate en la industria acerca del uso de la música en el cual día a día se involucran más artistas.

El caso más reciente es el de Taylor Swift y sus críticas hacia Apple Music. La cantante no cedió los derechos de "1989" - su más reciente álbum - a dicho servicio bajo el argumento de que la empresa no pagará a los artistas durante los tres primeros meses de prueba que ofrece en forma gratuita a los usuarios. "Me parece chocante, decepcionante y completamente atípico de esta compañía progresista y generosa", aseguró Swift. La cantante explicó su decisión en detalle en una extensa carta abierta.

Llamativamente, luego de la publicación de este mensaje, Apple tomó una determinación que no suele verse en el mundo de la música y dio marcha atrás con la decisión. La compañía anunció que, si bien la oferta de los primeros tres meses de prueba gratis sigue en pie, se le pagará a los artistas normalmente durante ese período.

Taylor Swift se convirtió de esta manera en una especie de heroína de la industria musical, adorada por otros artistas (especialmente jóvenes y poco conocidos) que le agradecieron por su valentía e influencia a través de mensajes en Twitter. Inclusive Calvin Harris, novio de Swift, publicó un tuit un tanto exagerado sobre el tema al finalizar una presentación en un festival electrónico en Las Vegas. "Acabo de tocar adentro de una lechuza gigante y mi chica acaba de cambiar la industria musical entera. ¡Qué día!", escribió el enamorado DJ.

Sin embargo, no todos son elogios para Taylor Swift. El fotógrafo Jason Sheldon escribió un carta abierta a la cantante en la que la que critica su actitud hipócrita respecto del pago de los artistas. Sheldon cuenta que los fotógrafos acreditados en los conciertos de Swift pueden usar las imágenes tomadas en el show sólo una vez, en un solo medio y dentro de la crónica del evento. Esto significa que no pueden vender las fotos a ninguna otra editorial ni comerciar de ninguna otra manera con ellas. Si bien esta es una restricción bastante común, la mayor crítica proviene del hecho que Taylor Swift y Firefly Entertainment, sus representantes, se reservan el derecho de usar cualquiera de esas imágenes para publicidad y fines no comerciales... ¡eternamente y sin pagar al fotógrafo por su trabajo! "¿En qué te diferenciás de Apple? Si no te gusta que te exploten, genial... armá una causa gigante y vas a tener mi apoyo. Pero, ¿qué tal si te asegurás de no usar las mismas tácticas antes de acusar a los demás?", sentenció Sheldon. Podés leer la carta completa aquí.

Dados los tiempos que corren, se pueden esperar nuevos cruces entre artistas, managers y empresarios hasta que finalmente se encuentre un modo de uso de la música que resulte justo para todos. O, simplemente, hasta que los músicos acostumbrados a ganancias multimillonarias entiendan que las cosas han cambiado y no hay forma de dar marcha atrás.

COMENTARIOS