Tiene Rock

28/05/19

Murió Tuqui, una mente brillante que fue parte de Rock & Pop en los ´90

Tuqui
Tuqui

A los 64 años

Un hombre sumamente inteligente, de una cultura muy vasta, con un sentido del humor que hacía temblar a la corrección política y una rapidez mental envidiable para los chistes. Así se podría definir a Tuqui, nacido Gabriel Pinto el 22 de marzo de 1955 y fallecido este 27 de mayo a los 64 años.

Claro que la descripción de quién fue Tuqui no se agota allí. Su vida al límite no era negada por él sino muy por el contrario. La hipocresía estaba en las antípodas de la personalidad de este humorista que muchos conocen por sus participaciones televisivas pero cuyo trabajo realmente impactante se dio en el aire de Rock & Pop en la década del ´90.

En su paso por la emblemática radio, el Tucán, como cariñosamente se lo llamaba, trabajó con Mario Pergolini, Juan Di Natale y Leo Fernández, Bobby Flores, Elizabeth Vernaci y con buena parte de la camada de conductores de aquellos días.

En 2012, había sufrido un accidente con su moto y, como consecuencia, la fractura de la cadera. Nunca logró una recuperación completa y surgieron complicaciones derivadas de su estado de salud y de su situación económica.

En los últimos cuatro años, fue columnista del sitio Border Periodismo, dirigido por María Julia Oliván. Allí, recientemente, escribió sobre su posición frente a la muerte (ácida, irónica): "La ética, aún en su versión más resquebrajada y desteñida, nos impulsa (no a todos, lo sé) a intentar parecernos lo más posible a una buena persona, y, si se puede, una gran persona. Eso no requiere mayor sacrificio: lo único que necesitás para convertirte en una gran persona es morirte y que la necrológica la escriba un amigo". En otro párrafo, sentenció: "Pero, créase o no, además de la piedrita karmática tengo gastritis, pólipos, divertículos, falla renal, baja de azúcar, principio de EPOC, una próstata cuyo tamaño comenzará pronto a asemejarla a un Fiat 600, una hernia hiatal y una anemia que todavía, seis o siete meses después, no se sabe aún qué origen tiene. Es decir, la diferencia entre ustedes y yo es que puedo morirme en cualquier momento de cualquiera de estas cosas, mientras que ustedes pueden morir en cualquier momento y ni se imaginan de qué. No sé qué es peor. Así que elijamos ver el lado bueno aun en lo desagradable (que, a mi juicio, no es el momento de morirse, sino el cómo y después de haber hecho qué)". Podés leer la nota entera aquí.

"¿Qué haces, Tuqui?" se le solía preguntar, y su contestación nos hacía estallar en una carcajada: "Lo mínimo indispensable". Desalineado, desprolijo, sin ninguna preocupación por su look, Tuqui conquistó el corazón de todos. Simplemente porque era una buena persona. No se hacía pasar por tal. Lo era.

La triste noticia de su muerte lo puso como TT N°1 en Twitter. Entre quienes comentaban su fallecimiento se encontraban no sólo los apesadumbrados seguidores de Tuqui que crecieron escuchándolo sino también muchos de sus colegas que compartieron años a su lado. Aquí algunos de los mensajes en las redes:

COMENTARIOS