Tiene Rock

11/12/17

Nile Rodgers fue operado de cáncer y tiene buen pronóstico de recuperación

Nile Rodgers
Nile Rodgers

Cinco semanas atrás, los médicos le extrajeron un tumor descubierto de casualidad en el riñón

En octubre de 2010, Nile Rodgers fue diagnosticado con cáncer. Una agresiva forma de cáncer de próstata que lo llevó a largos y extenuantes tratamientos pero que atravesó con hidalguía y una gran actitud positiva. A partir de enero de 2011, el prestigioso productor, comenzó a escribir sus vivencias con la dolencia y a compartirlas a través de su blog, Planet C. En 2013, el artista anunció que ya no sufría la enfermedad.

Sin embargo, en agosto de este año, Rodgers sufrió una intoxicación alimentaria y estando internado en el hospital donde le hicieron una serie de exámenes, le descubrieron - de casualidad - un tumor en el riñón. El músico siguió con sus actividades - entre ellas, tocó en Argentina - y recién hace cinco semanas se sometió a una operación para que le extirparan el tumor.

Es así que días atrás, Nile Rodgers acudió nuevamente a su blog para contar todo lo que venía viviendo en los últimos tiempos. Grabó un video en el que lo cuenta y podés verlo más abajo. Aquí, el texto completo:

Por favor, perdón por la longitud del texto pero pasó mucho tiempo desde que escribí en este blog. La razón principal por la que retomo después de escribir más de 580 entradas anteriores es porque, desde mi diagnóstico de cáncer en 2010, ataqué la vida con un entusiasmo que ni sabía que tenía.

El álbum "Random Access Memories" de Daft Punk fue el punto de partida ya que fue durante mi período de recuperación postoperatoria en 2011 que los robots me visitaron en mi departamento de Nueva York. Pronto grabaríamos juntos tres canciones que cambiarían mi vida: "Get Lucky", "Lose Yourself To Dance" y la profética y personal "Give Life Back To Music".

La sesión de grabación tuvo lugar en los Electric Lady Studios, en mi barrio de la niñez, Greenwich Village. Este fue también el estudio donde corté el 1° single de CHIC, "Dance, Dance, Dance". Estos eventos al azar tuvieron un significado profundo para mí y me inspiraron a aumentar el volumen de mi vida hasta Spinal Tap 11. La música era mi razón principal para vivir y me devolvió la vida. No espero que otros entiendan esto, pero eso es lo que siento.

Poco después de esa sesión con Daft Punk, se publicó mi libro de memorias. Entre las giras de libros y la reconstrucción de los shows de mi banda, trabajé a un nivel de locos, pero esto fue física y espiritualmente terapéutico. En seis años no falté ni a una sola presentacion hasta el domingo 13 de agosto de 2017.

Durante nuestra gira con el supergrupo Earth, Wind & Fire, había tenido un episodio debilitante de intoxicación alimentaria, pero los médicos no querían tratarme con antibióticos hasta estar seguros de que en realidad era una infección bacteriana. Después de unos días, el análisis de cultivo reveló que era escherichia coli. Me trataron y sólo me perdí ese show en Toronto.

Aquí es donde la historia toma un gran giro.

Aunque 2016 y 2017 fueron geniales para mí ya que tocamos para millones de personas, establecimos múltiples récords de asistencia a los conciertos y tuve una serie de temas dance número 1 en Billboard, incluído uno con Kimberly Davis, que canta con mi banda CHIC ... esos años tan buenos comenzaron en una nota muy oscura.

Uno de mis más grandes artistas, David Bowie, murió a principios de 2016, unos meses más tarde, falleció Prince, y George Michael murió el día de Navidad, 48 horas después de que yo mismo acabara de trabajar en su película y último disco. Mi amigo, el extraordinario músico Chris Cornell, moría esta pasada primavera (boreal). Mi joven prima cayó muerta de un infarto sin previo aviso. Mi madre sufre de Alzheimer en Etapa VI, y durante mi breve estadía en el hospital para tratar la escherichia coli, los médicos me descubrieron un misterioso  crecimiento en el riñón derecho que parecía cáncer.

Bueno...¡ERA CÁNCER! De hecho, eran dos cánceres diferentes dentro de una masa.

A diferencia de mi reacción el primer gran diagnóstico de cáncer hace más de siete años, estaba más relajado, analítico y tranquilo. Estaba rodeado por profesionalismo y empatía lo que me dio un soprendente sentido de paz interior. Después de que los médicos me dijeron: "Creemos que es cáncer",  tomé muchos vuelos en avión e hice un montón de conciertos: en dos países de América del Sur, Dubai, Japón, Irlanda, Liverpool, Londres y terminamos la gira en Brooklyn, Nueva York.

Después del último show, volé directamente desde Brooklyn al hospital Strong Memorial en Rochester, Nueva York. Al día siguiente me operaron para extirpar la masa cancerígena y mi pronóstico es 100% de recuperación. (¡Pueden comenzar a bailar, cantar y ovacionar ahora!)

Esta situación ha retrasado algunos grandes planes que tenía para este año, pero lo que sucederá el año que viene está más allá de cualquiera de mis sueños más remotos. Trataré este tema en mi próximo blog que publicaré pronto.

Después de los últimos siete años de vida increíble, nunca hubiera creído que mi cuerpo sería invadido por otro cáncer. ¿CÁNCER REALMENTE? Basta. 2018, ¡ahí voy!

COMENTARIOS