Tiene Rock

11/05/16

Ozzy Osbourne y su esposa en crisis matrimonial

Ozzy y Sharon Osbourne
Ozzy y Sharon Osbourne

Él se fue de la casa y volvió; ahora, ella es la que abandonó el hogar

En el año 2013, los rumores sobre la separación de Ozzy Osbourne y su mujer y manager Sharon ocuparon la primera plana de los principales medios especializados. La causa, se especulaba, era la adicción al alcohol y a las drogas del legendario cantante. Tanto se habló sobre este tema que el mismísimo Ozzy tuvo que emitir un comunicado desmintiendo los rumores de divorcio pero admitiendo su problema con el abuso de sustancias. "Durante el último año y medio estuve bebiendo y consumiendo drogas. Estaba en un lugar muy oscuro y me porté como un pelotudo con las personas que más quiero, mi familia. Sin embargo, me alegra decir que llevo 44 días sobrio. Para dejar las cosas claras, Sharon y yo no nos estamos divorciando. Simplemente estoy tratando de ser una mejor persona”, declaró entonces el músico.

Pocos días atrás y luego de tres años de relativa calma, distintas versiones sobre una crisis en la pareja volvieron a circular. Por un lado, se especuló con una recaída de Ozzy en el alcohol y las drogas. Por otro, se habló de un affaire entre el músico y una estilista que peina a muchos famosos del ambiente, lo que habría provocado la ruptura y habría llevado a Sharon a echar a su marido de su casa. Y, para colmo de males, se dijo que el cantante estaba desaparecido.

Sin embargo, luego de difundidas estas noticias, Ozzy Osbourne hizo declaraciones exclusivas para E! News en las que no sólo dejó en evidencia que estaba sano y salvo sino también aseguró que las adicciones no son un problema en su vida actualmente. "Estoy sobrio desde hace más de tres años. No toqué ni el alcohol ni las drogas en todo ese tiempo. Cualquier informe que diga que no estoy sobrio es inexacto", afirmó el músico. Ozzy no habló de su matrimonio y, mucho menos, de la estilista pero, quienes se preocupan por su estado, podrán verlo el próximo jueves 12 de mayo en un evento gratuito que se realizará en el Hollywood Palladium, donde el músico hará un anuncio del cual aún no se conocen detalles junto al cantante de Slipknot, Corey Taylor.

Sharon Osbourne, por su parte, no estuvo presente en la emisión del pasado lunes del programa televisivo The Talk, del cual es co-conductora, a raíz de estos hechos. El martes, sin embargo, regresó y habló abiertamente de su crisis matrimonial. Si bien en un primer momento hizo gala de su humor,  con un vaso de limonada en la mano (en clara referencia a "Lemonade", el álbum más reciente de Beyoncé, en el que habla de las infidelidades de su marido, Jay Z), más tarde se mostró agradecida por el apoyo recibido y dispuesta a contestar preguntas sobre su vida privada. "Estuve tratando de no mirar ninguna foto, de no leer nada. Sé lo que está pasando. No tengo que leerlo ni ver nada sobre el tema porque es como poner sal en una herida", comenzó Sharon. Luego confirmó que su marido regresó a su casa pero contó que, ahora, ella se fue. "Está bien por mí. No tengo idea de lo que voy a hacer el resto el mi vida. No sé adónde voy a ir ni con quién voy a ir. Necesito tiempo para pensar y para pensar realmente en mí y en lo que realmente quiero para el resto de mi vida porque esto es como llegar al último capítulo del libro y quiero pensar muy cuidadosamente adónde quiero ir", explicó. Y finalizó con una frase que pareció un ultimátum para ella misma: "Tengo 63 años y no puedo seguir viviendo así".

COMENTARIOS